Las partes del ojo humano: ¿Cómo funcionan nuestros ojos?

rsz_ojoEl ojo se compara clásicamente con una cámara fotográfica, compuesto por  lentes para enfocar y un iris a modo de diafragma, que puede abrirse o cerrarse para controlar la cantidad de luz que pasa a un área  situada en la parte posterior del ojo, a la cual llamamos retina.

¿Cuáles son las partes del ojo? El ojo está compuesto por varias estructuras, destacando como lentes dióptricas la córnea y el cristalino, un diafragma llamado pupila, regulado por la contracción y dilatación del iris, y un tejido neuronal, receptor final de la luz, que denominamos retina. Cuando la luz penetra a través de la pupila, atraviesa el cristalino y se proyecta sobre la retina. Es en ese punto donde, gracias a las células fotorreceptoras, se convierte en impulsos nerviosos que son conducidos por el nervio óptico al cerebro.

El ojo tiene una forma esférica de unos 2,5 cm de diámetro y posee un su interior un gel transparente: el humor vítreo, que llena el espacio entre la retina y el cristalino.

En la región anterior del ojo encontramos dos pequeños espacios: la cámara anterior (situada entre la córnea y el iris) y la cámara posterior (entre el iris y el cristalino). Ambas cámaras están llenas de un líquido que recibe el nombre de humor acuoso, cuya producción y eliminación es fundamental a la hora de mantener una presión intraocular (PIO) adecuada, parámetro importante cuyo buen control es fundamental para el buen funcionamiento del ojo. El aumento de la PIO es uno de los factores fundamentales en la enfermedad ocular conocida como glaucoma.

Nuestro ritmo de vida actual tiene consecuencias sobre el funcionamiento de nuestros ojos. Algunos de los factores que contribuyen a ello son: realizar actividad visual en cerca de forma prolongada (leer, estudiar o permanecer durante horas frente al ordenador), el estrés, el uso de aire acondicionado, la contaminación y la propia sequedad del ambiente, entre otras. Todas estas condiciones pueden desencadenar síntomas de sequedad ocular o incluso  problemas más grave que una simple sensación de cansancio en nuestra vista. Por ello, el laboratorio Brill Pharma aconseja una buena lubricación del ojo para tratar la sensación de arenilla, así como el picor y otros síntomas asociados a la sequedad ocular, utilizando para ello las gotas HYLO, lágrimas artificiales del grupo del ácido hialurónico.

La línea HYLO para la sequedad ocular está compuesta de dos productos: las gotas HYLO-COMOD que cuentan con un 0,1% de hialuronato de sodio y son compatibles con todo tipo de lentes de contacto. El segundo producto son las gotas HYLO-GEL, que tienen una mayor concentración de hialuronato de sodio, un 0’2%, lo que comporta un mayor grado de viscosidad.

By | 2013-03-21T12:20:00+00:00 marzo 21st, 2013|oftalmología|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment