MONOFRESH 2017-07-14T11:12:26+00:00

MONOFRESH®

0.1% de Ácido Hialurónico

MONODOSIS DE ÁCIDO HIALURÓNICO PARA EL ALIVIO DE LOS SÍNTOMAS DE IRRITACIÓN, SEQUEDAD Y CANSACIO OCULAR

  • Compatible con lentes de contacto.
  • Sin conservantes ni fosfatos.
  • Aplicación instantánea tras su apertura.
  • Se puede administrar en niños y en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia.
  • 2 tipos de envases distintos: 10 o 30 monodosis de 0.4 mL

ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico es el componente más utilizado como sustituto lagrimal.

El ácido hialurónico es un mucopolisacárido presente en los ojos y en otras partes del cuerpo. Gracias a sus características especiales puede unirse a varias moléculas de agua presentes en la lágrima.

Las moléculas de ácido hialurónico se diferencian en función de la longitud de la cadena que lleva asociada. Las moléculas con cadena larga o de elevado peso molecular, retienen mayor número de moléculas de agua. A igual concentración de ácido hialurónico, el de mayor peso molecular es el que aporta más viscosidad. Además, posee una mayor capacidad de hidratación y un mayor tiempo de permanencia en la superficie ocular.

SIN CONSERVANTES NI FOSFATOS

Los conservantes son sustancias químicas utilizadas para garantizar la esterilidad del producto durante su tiempo de uso. Los conservantes son productos capaces de destruir o inhibir el crecimiento de microorganismos, y a pesar de su uso a concentraciones muy bajas, presentan toxicidad celular. En ocasiones, llegan a dañar las propias células de la superficie ocular, provocar inestabilidad en la película lagrimal, y reducir el tiempo de rotura de la lágrima. Este efecto es justo el contrario a el que se quiere conseguir con la aplicación de lágrimas artificiales.

En MONOFRESH, gracias al envase en forma de monodosis no es necesario el uso de conservantes, ya que su uso instantáneo para después desechar la unidad abierta no requiere de su presencia.

Además de los conservantes, muchas formulaciones de lágrimas artificiales contienen fosfatos como excipientes. Los fostatos, en presencia del calcio secretado por las células dañadas del epitelio corneal, producen fosfato cálcico. El fostato cálcico es un compuesto cristalino que precipita en la superficie ocular provocando depósitos e impide la regeneración y epitelización. Por este motivo, en los colirios destinados al uso en patologías en las que hay daño corneal, como en el ojo seco, se desaconseja el uso de este excipiente.

MONOFRESH no contiene fosfatos en su formulación, de esta manera se evita la formación de depósitos perjudiciales de fosfato cálcico.