MÚSCULOS DEL OJO HUMANO

Músculos del ojo humano

Músculos del ojo humano Brill Pharma

Dentro de la cavidad del hueso de la órbita, el globo ocular se mantiene y se pone en movimiento por los músculos oculomotores:

4 músculos rectos

  • El músculo recto inferior puede guiar el ojo hacia abajo: bajar la mirada

  • El músculo recto superior puede guiar el ojo hacia arriba: elevar nuestros ojos

  • El músculo recto interno puede guiar el ojo a la aducción de la nariz

  • El músculo recto lateral puede guiar el ojo a la vez: el secuestro.

2 músculos oblicuos

  • El músculo oblicuo inferior: Este es el más corto de los músculos extraoculares. Permite una orientación del ojo hacia la sien y mirada fija elevada.

  • El músculo oblicuo superior: Este es el más largo de los músculos extraoculares. Permite una orientación del ojo para la nariz y bajar la mirada.

¿Quieres saber cómo funciona el ojo humano? >> 👁️

MÚSCULOS DEL GLOBO OCULAR

Los músculos oculares se clasifican en dos grupos principales:

  1. Los músculos intraoculares o intrínsecos

  2. Los músculos extraoculares o extrínsecos

 

MÚSCULOS INTRÍNSECOS O INTRAOCULARES.

Los músculos intraoculares son lisos e involuntarios.

  1. Músculo Ciliar

    Localizado en el cuerpo ciliar, tiene fibras longitudinales, radiales y circulares que en conjunto se conocen como el músculo de brucke. Está adherido al cristalino mediante fibras y cada una de estas constituyen el ligamento suspensorio del cristalino.
    Al contraerse el músculo ciliar permite la relajación de las fibras del ligamento suspensorio y ésta pérdida de tensión en ellas; permite el cambio de forma del cristalino haciéndose más esférico (aumenta su convexidad) para poder enfocar objetos más cercanos.
    En caso contrario si el músculo ciliar se relaja, produce el aumento de la tensión de los ligamentos y por ende el cristalino se aplana, disminuyendo su convexidad, lo que le permite enfocar objetos más lejanos.

  2. Músculo Esfínter de la Pupila

    Es el encargado de contraer la pupila, que ayudado por la inervación parasimpática que recibe este músculo, genera en conjunto que disminuya el diámetro o tamaño de la pupila, lo que se conoce cómo Miosis pupilar.

  3. Músculo Dilatador de la Pupila

    Es el encargado de dilatar o abrir la pupila, junto a la inervación simpática que recibe ejerce el fenómeno de aumento del diámetro pupilar conocido cómo midriasis.

 

MÚSCULOS EXTRÍNSECOS O EXTRAOCULARES (MEO).

Los movimientos oculares se realizan por medio de los músculos extrínsecos, de comando voluntario o reflejo. Cada uno de ellos con acciones específicas, dichas acciones dependen de la dirección en que se ejerza la fuerza del músculo en relación con la línea visual principal, y de su inserción ocular en relación con el centro de rotación del ojo.

Los MEO están formados por fibras estriadas, similares a las de los músculos esqueléticos del cuerpo, pero los diferencian, que, las fibras son más cortas y se pueden contraer diez veces más rápido, los MEO están densamente inervados; es decir, poseen hasta una fibra nerviosa por fibra muscular, permitiendo así movimientos oculares precisos.

Los músculos extraoculares son seis:

1. Recto Interno o Medial
2. Recto Externo o lateral
3. Recto Superior
4. Recto Inferior
5. Oblicuo Superior o mayor
6. Oblicuo Inferior o menor

Sólo el músculo oblicuo inferior nace o se origina, en la parte anterior o frontal de la órbita; mientras los 5 músculos restantes: los rectos y el músculo oblicuo superior tienen su origen en el vértice o la parte posterior de la órbita.

Los cuatro rectos y el oblicuo superior nacen por un tendón común: el anillo de Zinn.

El anillo tendinoso común (anillo de zinn), es una estructura fibrocartilaginosa formada por la unión de 5 de los 6 músculos extraoculares del ojo, el cual se encuentra ubicado en el vértice de la órbita, tiene forma de cruz (un brazo para cada músculo recto) y está ubicado en la parte medial de la hendidura esfenoidal o fisura orbitaria superior, de la cual se dirige hacia adelante y se divide en cuatro cintillas que separan a cada uno de los cuatro músculos en su origen: dos cintillas inferiores: medial y lateral; y dos cintillas superiores: medial y lateral formando una pirámide.

La cintilla superomedial está perforada por el orificio del nervio óptico y de la arteria oftálmica, la cintilla superolateral está dispuesta (anillo tendinoso común) alrededor de los nervios nasociliar, abducens, oculomotor y de la raíz simpática del ganglio ciliar, penetrando así en el interior del anillo de zinn. (Ruiz & Latarjet, 2006).

Anillo tendinoso común

Figura 1: Anillo tendinoso común e inserciones de los músculos del globo ocular, lado izquierdo.

El músculo Recto Superior se origina a partir del anillo tendinoso común, entre las dos cintillas superiores y por encima del conducto del nervio óptico; para luego continuar hacia adelante y fijarse en la esclerótica a 7,7 mm del limbo esclerocorneal, pasando en su trayecto, por encima de las inserciones terminales del músculo oblicuo superior.

Cursa todo su recorrido debajo del músculo elevador del párpado superior, con el que establece íntima relación a nivel de sus vainas musculares.
La vaina muscular del recto superior se relaciona íntimamente con la aponeurosis del elevador. Ambas están unidas en múltiples sitios por finas trabéculas y en algunos lugares llegan a fusionarse.

El recto superior está inervado por la división superior del III par craneal o nervio Motor Ocular Común.
Sus acciones son: elevación del globo ocular en la posición primaria de la mirada (acción principal), al dejar ésta posición pierde la fuerza y termina haciendo intorsión (tuerce hacia el interior el ojo) cómo acción secundaria y terciaria: aducción, éstas últimas cuando el ojo está fuera de la posición primaria.

Musculos del globo ocular, vista superior,ojo derecho

Figura 2: Músculos del globo ocular, vista superior, ojo derecho.

El músculo Recto Medial o Interno es el más grueso y potente de todos los músculos extraoculares. Tiene su origen en la parte interna del anillo de zinn en las cintillas mediales superior e inferior, desde donde transcurre por la parte medial de la órbita para insertarse a 5.5 milímetros del limbo escleral.
Es inervado por la división inferior del nervio oculomotor y ejerce acción principal de abducción. Tiene mínima acción secundaria y terciaria.

El Recto Externo o lateral es el músculo ocular de mayor longitud. Se origina en la parte lateral del anillo de Zinn, transcurre a lo largo de la pared lateral de la órbita de la que se separa por una pequeña cantidad de grasa periorbitaria, para terminar insertándose a 6.9 milímetros del limbo esclerocorneal.
Tiene funcion abductora o separadora (movimiento hacia la sien) en la posición primaria de la mirada, con mínima acción secundaria y terciaria. Su inervación está dada por el VI par craneal: nervio abducente o motor ocular externo.

Cara lateral de los músculos del globo ocular

Figura 3: Músculos del globo ocular, visto por su cara lateral.

El músculo Recto Inferior el más corto de los cuatro músculos rectos, ya que se origina en la parte inferior del anillo de Zinn, desde donde transcurre a lo largo del suelo o piso de la órbita para insertarse en la esclera a una distancia de 6.5 milímetros de la córnea.
Las expansiones de la vaina muscular del recto inferior establecen una muy íntima relación con la del oblicuo inferior, formando el Ligamento suspensorio del globo ocular o Ligamento de Lockwood, el cuál se fusiona a la cápsula de Tenon ( membrana fibrosa que envuelve al globo ocular; unida a la aponeurosis de estos músculos).

Es inervado por el tercer par craneal y sus acciones principales son deprimir o bajar el globo ocular en la posición primaria de la mirada, al dejar ésta posición pierde su fuerza de contracción y termina haciendo como acción secundaria extorsión y terciaria aducción (torcer hacia el interior).

Diagrama de inserción en el limbo esclerocorneal

Figura 4. Diagrama de inserción en el limbo esclerocorneal de los cuatro músculos rectos.

El Oblicuo Superior es el más largo de los músculos extraoculares. Se origina en el ala menor del esfenoides por encima del anillo de Zinn.
El oblicuo superior tiene dos porciones, la porción muscular que llega a la tróclea y a su vez, sale de ésta la porción refleja que se aplana y se abre en abanico, para ir a insertarse por debajo del músculo recto superior, específicamente en la parte posterosuperior del globo ocular, por un tendón muy delgado, casi transparente que mide aproximadamente 10 mm de ancho.
Sus movimientos están referidos a la acción primaria en intorsión, la acción secundaria a depresión del globo ocular y la acción terciaria a la abducción. Está inervado por el IV par craneal o nervio troclear.

El Oblicuo inferior es el único músculo que se origina en la parte anterior de la órbita, nace por un corto tendón en el ángulo inferointerno en la cara externa de la fosita lagrimal y luego avanza lateralmente y se inserta en la cara posterior del globo ocular, mediante un tendón muy corto (1 a 2 mm), por debajo del recto externo muy próximo a la mácula.

Cuando el plano del músculo oblicuo inferior forma un ángulo de 51 grados con el eje visual permite la extorsión como acción principal y las acciones secundarias incluyen la elevación y terciaria la abducción.

 

MOTILIDAD OCULAR

El ojo puede hacer diferentes movimientos gracias a la acción de 3 pares de músculos extraoculares: un par de rectos horizontales (recto medial y recto lateral), un par de músculos rectos verticales (recto superior y recto inferior) y un par de músculos oblicuos (oblicuo superior y oblicuo inferior) que constituyen la parte activa del sistema oculomotor, tanto para los movimientos como para la fijación adecuada (Borrás, y otros, 2004).
Los cuatro músculos rectos están rodeados de poleas fibroelásticas, formadas por colágeno, elastina músculo liso, lo que permite contraerse y relajarse (Miller, 2007).

Las poleas consisten en anillos independientes densos que rodean los MEO y se transforman gradualmente hacia delante en manguitos de colágeno menos consistentes pero más anchos, manteniendo la posición de los MEO en la órbita.
Estos manguitos estabilizan el trayecto de los músculos. Por delante, los manguitos se adelgazan hasta formar bandas entre los músculos rectos (tabiques intermusculares) que se fusionan con la conjuntiva 3 mm por detrás del limbo.

Por medio de los músculos extraoculares se realizan los movimientos monoculares denominados ducciones, los cuales permiten realizar movimientos en diferentes posiciones de mirada. Estos movimientos están regidos por la ley de Sherrington indicando que cuando un músculo genera contracción e inervación trae consigo una acción reciproca de disminución de contracción e inervación de su músculo antagonista, es decir; si el músculo agonista se contrae su antagonista se relaja; adicionalmente también realizan movimientos conjugados –versiones- entendidos como movimientos coordinados de ambos ojos comandados por la ley de Hering que explica que ambos ojos reciben igual cantidad de influjo nervioso para generar movimientos binoculares.
Otros de los movimientos que se realizan son los movimientos vergenciales como respuesta conjugada de ambos ojos, de manera sincrónica y simétrica pero en direcciones opuestas.

Los movimientos sacádicos son movimientos rápidos de la mirada conjugada desde un punto de fijación a otro.
Los movimientos de seguimiento son los que se realizan al fijar la mirada conjugada en un estímulo u objeto que se mueve en varias direcciones.
Los movimientos de fijación son los que mantienen la imagen de un objeto estacionario sobre la fóvea cuando la cabeza se encuentra quieta.
Los movimientos optocinéticos son los que mantienen la imagen del mundo visto estable sobre la retina, durante las rotaciones cefálicas sostenidas o el movimiento del entorno visual.
Los reflejos vestibulares permiten el mantenimiento de la fijación de la mirada en un objeto, compensándola por los movimientos de la cabeza.
Los movimientos de convergencia permiten el mantenimiento de la fijación en un objeto cuando éste se acerca a la cara.
Figura 5. Angulación de los músculos Rectos.

Figura 6. Angulación de los Músculos Oblicuos.