¿Qué son las Moscas Volantes? Miodesopsias

moscas volantes o flotantes

Las miodesopsias, comúnmente conocidas como “moscas volantes” o “cuerpos flotantes” son una serie de pequeñas imágenes o cuerpos opacos que distorsionan el campo visual. Aunque parecieran formarse o encontrarse en la parte anterior de ojo, en realidad se ubican flotando en un zona intermedia llamada humor vítreo.

El paciente generalmente refiere percibir sombras o cuerpos oscuros en su campo de visión, las cuales son móviles y se presentan, generalmente, sin dolor ni pérdida de visión periférica o central.

Formación y causas de las Moscas Volantes

moscas flotantes dentro del ojoLos síntomas de las moscas flotantes pueden verse presentes en pacientes tras sufrir cambios estructurales en el humor vítreo o como resultado de otras enfermedades u otras estructuras ajenas al humor normal.

Generalmente pueden resultar de un Desprendimiento Vítreo posterior, que consiste en la separación de la corteza vítrea posterior de la retina. Esta es la causa más común de los cuerpos flotantes y se puede presentar en pacientes de cualquier edad, aunque afecta generalmente a adultos en la edad mediana, y se asocia con frecuencia a miopías graves, el envejecimiento, traumas oculares y/o cirugías oculares previas.

Cuando es proveniente de otras enfermedades o desordenes, puede asociarse a:

Miopías axiales, los cuales presentar la mayor incomodidad visual y suelen presentarse en pacientes jóvenes.
El síndrome de Stikler, Marfan, Ehlers-Danlos y de Wagner: desordenes que afectan el humor y la retina y pueden causar estos síntomas.
Vítreo-retinopatías producto de diabetes o elevados niveles de azúcar.

Por último, puede estar asociado a diversas condiciones retinales como el desprendimiento o rompimiento de retina, hemorragia vítrea y enfermedades vasculares retinales.

Diagnóstico y Tratamiento de las moscas volantes

Debido a su relación con diversas enfermedades retinales y la ubicación del desprendimiento vítreo posterior, es recomendable la realización de un fondo de ojo y un examen con lámpara de hendidura y oftalmoscopia indirecta para su evaluación y diagnóstico, especialmente en pacientes de edad avanzada con miopías graves, antecedentes de traumas oculares y cirugías oculares previas.

Usualmente, las moscas volantes provenientes de cambios estructurales tienden a ser crónicos y de progresión lenta, mientras que los asociados al desprendimiento vítreo posterior suelen ser agudos en su instauración.

Su tratamiento, generalmente, se limita al alivio, seguimiento y la educación del paciente respecto a la explicación del fenómeno y su debido control oftalmológico. Sin embargo, en casos complicados, existe el riesgo de una desgarro de retina o una hemorragia vítrea, por lo que el paciente debe acudir con el especialista si los síntomas persisten luego de 2 o 3 meses, o si empeoran y, especialmente, si presenta incremento de los cuerpos flotantes, destellos o alguna pérdida de visión periférica, ya que estos son signos de alarma para un desgarramiento de retina.

En algunos casos raros, tras no apreciarse mejoras, pueden considerarse opciones de tratamiento secundarios, conociendo sus riesgos y beneficios. La terapia con láser puede ser considerada aunque no está muy bien vista en el medio oftalmológico para el tratamiento de las moscas volantes. Finalmente, la intervención quirúrgica, combinando una cirugía de cataratas con una vitrectomía anterior, ha sido descrita como una opción terapéutica aplicable, aunque se reserva a paciente de edad avanzada con afecciones oculares avanzadas, debido a su alto riesgo a potenciales complicaciones.

1. Sendrowski, D. P., & Bronstein, M. A. (2010). “Current treatment for vitreous floaters”. Optometry – Journal of the American Optometric Association, 81(3), 157–161. Disponible en: sci-hub.tw/10.1016/j.optm.2009.09.018

2. Sharma, P., Sridhar, J., & Mehta, S. (2015). “Flashes and Floaters”. Primary Care: Clinics in Office Practice, 42(3), 425–435. Disponible en: sci-hub.tw/10.1016/j.pop.2015.05.011

3. Milston, R., Madigan, M. C., & Sebag, J. (2016). “Vitreous floaters: Etiology, diagnostics, and management”. Survey of Ophthalmology, 61(2), 211–227. Disponible en: sci-hub.tw/10.1016/j.survophthal.2015.11.008