El ojo seco es una patología que afecta en su mayoría a personas que superan los 45 años, donde se presenta un alto porcentaje en mujeres.

Desde su diagnóstico, el avance progresivo de la enfermedad llega a estipularse en un 80% después de los 60 años.

Los primeros síntomas de visión borrosa por ojo seco, se hacen cada vez más evidente cuando no se aplica el tratamiento adecuado.

Aunque se ha considerado que el síndrome del ojo seco y la visión borrosa no se encuentran ligados, la ciencia ha determinado que ambos son síntomas característicos entre ambas patologías.

Hablar de ojo seco implica que se presente al unísono la visión borrosa. Esto irá acompañado de otros síntomas que serán notorios dentro de la zona ocular.

En casos extremos, la visión borrosa se hace presente en un ojo o ambos cuando se trata de un diagnóstico del síndrome de ojo seco severo.

Explicación del síndrome del ojo seco

El síndrome del ojo seco es el resultado de la ausencia o limitada lubricación y humedad en la cavidad del ojo.

Mientras que el resultado de un ojo seco va desde una irritación leve pero constante de los ojos hasta una inflamación severa con cicatrices en el frente del ojo.

El síndrome del ojo seco, también es conocido como enfermedad del ojo seco o simplemente ojo seco.

Aunque existen otros términos con los que podemos describir esta patología, por ejemplo:

  • Queratitis sicca

Nombre dado para determinar sequedad e inflamación de la córnea.

  • Queratoconjuntivitis sicca

Se utiliza para describir el ojo seco cuando existe una sequedad severa de la conjuntiva y la córnea. Por lo general, cuando se encuentra presente en ambos ojos.

  • Síndrome de disfunción lagrimal.

Es el término habitual y clásico para referirse al síndrome de ojo seco. Donde el factor que predomina dentro de la patología es la ausencia o falta de lágrimas.

La visión borrosa por ojo seco es un síntoma habitual y, dependiendo del país, los límites en edades son diferentes.

Por ejemplo, en Estados Unidos los jóvenes a partir de los 18 años ya presentan los primeros síntomas de visión borrosa por ojo seco, mientras que en España aparece en un 60% después de los 40 años.

Síntomas del ojo seco

Los principales síntomas para el síndrome de ojo seco son:

  • Ardor y picazón en uno o ambos ojos.
  • Rubefacción e inflamación del globo ocular.
  • Constante cansancio visual.
  • Visión borrosa, sensibilidad a la luz y sensación de arena en los ojos.
  • Párpados pesados.
  • Hipersensibilidad a la luz.
  • Ojos llorosos como consecuencia de la sequedad en la superficie del ojo.
  • Dolor y molestia en el glóbulo ocular.

Estos síntomas hacen que el diagnóstico del síndrome de ojo seco sea complejo a tal punto que, el oftalmólogo, debe realizar un chequeo profundo para determinar qué tanto ha evolucionado la enfermedad, indicando el tratamiento que requiere el paciente según su patología.

¿Cuál es la es la causa del síndrome del ojo seco?

Las lágrimas son importantes para mantener la salud de los ojos. Estas tienen la capacidad de mantener la humedad necesaria y eliminar cualquier partícula de polvo que ingresa en el glóbulo ocular.

Sin la humedad necesaria, la suciedad puede causar infecciones importantes hasta ocasionar daños irreversibles en la córnea.

La película lagrimal, cuenta con tres componentes que son esenciales para mantener la integridad del ojo como lo es la grasa lagrimal o lípido, manteniendo la lubricación requerida por el ojo.

Mientras que la mucina facilita la fijación de lágrimas manteniendo la humedad durante más tiempo.

Cualquier alteración de los componentes de la película lagrimal, ocasiona poca afluencia de lágrimas y, por ende, resequedad en los ojos.

El síndrome del ojo seco varía de acuerdo con el componente que está siendo afectado.

Si tomamos en consideración las glándulas meibomianas, ellas pueden presentar cierta alteración que limitará la segregación de meibo.

Esta patología es denominada como ojo seco por evaporación y es, actualmente, uno de los factores predominantes para pacientes diagnosticados con el síndrome del ojo seco.

Otra de las causas comunes para esta patología es la incapacidad de las glándulas lagrimales para la producción de líquido acuoso. Esto limita la humedad y ocasiona la enfermedad conocida como sequedad del ojo.

Factores asociados con el síndrome de ojo seco

Entre los factores que influyen para el desarrollo del síndrome de ojo seco se encuentra:

  • Uso de computadoras, dispositivos móviles y digitales portátiles. Cuando se hace uso de estos dispositivos, tendemos a parpadear en menos frecuencia que la habitual. Ocasionando mayor evaporación de lágrimas e intensificando el riesgo de padecer los síntomas de ojo seco.
  • Aunque es difícil determinar qué tan perjudicial es el uso de lentes de contactos, ellos contribuyen a la aparición de incomodidad, molestia ocular, inflamación y otras afecciones. Convirtiéndose en las principales razones para que se suspenda en uso de este tipo de lentes.
  • El síndrome del ojo seco puede aparecer en cualquier momento, los casos más recurrentes están situados en personas mayores de 45 años.
  • Las mujeres en etapa menopáusica tienden a presentar mayor riesgo de ojo seco con más frecuencia que los hombres.
  • Todos los espacios que contengan sistemas de calefacción, ventiladores y aires acondicionados tienes la capacidad de disminuir la humedad del ambiente. Esto acelera la evaporación de las lágrimas ocasionando sequedad en los ojos.
  • Los cambios bruscos de clima y alteraciones del medio ambiente también son un factor importante para el padecimiento de ojos secos.
  • Las cabinas de los aviones poseen aire muy seco, ocasionando la evaporación de lágrimas y aumentando el riesgo de padecer los síntomas de ojo seco. Los más afectados son aquellas personas consideradas como viajeros frecuentes.
  • El tabaquismo se ha asociado a múltiples enfermedades oculares. Entre las cuales se encuentran la degeneración macular, cataratas y uveítis además del síndrome de ojo seco.
  • La enfermedad de ojo seco también es atribuida a otras patologías como lo es la diabetes, padecimiento tiroides, lupus, artritis reumatoide y el síndrome de Sjogren.
  • Los medicamentos también pueden formar parte de los factores que influyen en este padecimiento. Donde se incluye el uso de antihistamínicos, antidepresivos, medicamentos para el control de presión arterial y los anticonceptivos.
  • Cierre completo o parcial de los párpados durante las horas de descanso. Por lo general, es causado por envejecimiento o cirugías faciales.

¿Cuáles son las mejores gotas para los ojos secos?

Las lágrimas artificiales son las más comunes para atender la sequedad del ojo. Son gotas hidratantes para los ojos que ayudan a conservar la humedad en la superficie expuesta del con el entorno. Puede ser empleada sin ningún problema como tratamiento del ojo seco.

Estas gotas son capaces de cumplir distintas funciones. De acuerdo al fabricante y sus componentes, algunas tienen la capacidad de sanar el ojo seco mientras que otras disminuyen la evaporación de lágrimas.

Del mismo modo, se pueden emplear gotas para los ojos secos con ácido hialurónico. Este ácido es un biopolímero natural capaz de proteger la córnea de la sequedad del ojo causado por el uso constante de lentes de contacto.

Estas gotas también forman parte del tratamiento en pacientes que han tenido una cirugía ocular y que está presentando el síndrome del ojo seco.