¿Tienes la sensación de que tienes los síntomas del ojo seco severo y no estás seguro si lo estás padeciendo? Aquí, te daremos la respuesta.

 

Una falta de humedad circunstancial en el ojo puede ser algo que puede pasarnos a todos en la vida.

 

El problema serio se nos presenta cuando empezamos a notar una falta crónica de humectación y lubricación en la superficie del ojo.

 

Es allí que debemos prestar suma atención a los síntomas del ojo seco severo y tomar medidas.

 

Esta es una situación potencialmente peligrosa que puede tener consecuencias desde irritaciones oculares leves hasta la aparición de cicatrices que afecten la parte externa frontal de los ojos.

 

Cualquiera de estas afecciones nos puede resultar insoportablemente incómodas por lo que es mejor consultar con un especialista.

Explicación del síndrome del ojo seco

 

Muchos pudieran pensar que la edad es el factor que más influye en la enfermedad del ojo seco.

 

Es cierto que en épocas anteriores esto era así pero en la actualidad las estadísticas confirman que casi la mitad de los estadounidenses de 18 años en adelante presentan algún grado de síntomas de ojo seco.

 

No hay nada que permita creer que en España y otros países las cifras no sean similares ya que las causas inherentes de esta dolencia son las mismas independientemente de la nacionalidad.

 

Este es un problema que afecta a las mujeres mucho más que a los hombres en una proporción de 2 a 1. Y la menopausia es un factor desencadenante, lo que hace suponer que en estos casos el síndrome del ojo seco también puede ser influido por factores hormonales asociados a la fisiología femenina.

 

Otro detalle a considerar es que los humanos actuales pasamos mucho tiempo detrás de una pantalla.

 

De hecho, ahora mismo estás leyendo esta información en una pantalla y es posible que esto amerite que tus sistemas de lubricación tengan que trabajar aún más para mantener tus ojos hidratados y relajados.

 

Más adelante explicaremos más causas y factores asociados a la enfermedad de los ojos secos pero no podemos terminar este apartado sin nombrar nuestros malos estilos de vida desde el punto de vista alimenticio y de ejercitación. Y otro detalle muy importante a tener en cuenta es el de la contaminación del aire.

Síntomas del ojo seco

 

Es de hacer notar que esta dolencia puede presentar una variada sintomatología que va más allá de la sensación de sequedad en los ojos.

 

La falta de lubricación e hidratación del globo ocular puede conducir a las siguientes problemáticas:

 

  • El ojo seco produce visión borrosa en un ojo o ambos.
  • Sensación de quemazón ocular.
  • Fotofobia o intolerancia anormal a la luz.
  • Ojos enrojecidos.
  • Sensación intensa de sequedad ocular.
  • Dolor en los ojos.
  • Fatiga en los ojos.
  • Pesadez en los párpados.
  • Picor en los ojos.
  • Sensación de arena en los ojos. La persona siente la sensación de tener un elemento extraño dentro del ojo.
  • En algunos casos se pueden presentar ojos llorosos lo cual puede parecer contradictorio pero esto es debido a la sequedad en la superficie del ojo que hace que se sobrestimule la producción de las lágrimas buscando proteger el ojo aunque no es suficiente para lograr una hidratación satisfactoria.

 

Entre las soluciones que existen para tratar esta dolencia te podemos nombrar:

 

 

Las gotas para los ojos secos son muy usadas para aliviar los síntomas de ojo seco severo y leve pero es necesario determinar muy bien cuáles son las causas de este mal.

¿Cuál es la causa del síndrome del ojo seco?

 

Al contrario de lo que muchos pudieran pensar las lágrimas sirven para mucho más que expresar dolor y sentimientos.

 

Quizás no lo notamos pero constantemente “estamos llorando de a poquito durante las 24 horas” para mantener una correcta humedad del ojo, eliminar polvo, impurezas y microorganismos.

 

Las lágrimas desinfectan nuestros ojos pero para cumplir en pleno su función. Están compuestas por 3 componentes fundamentales para lograr una densidad correcta. Estos componentes son la parte oleosa (lípido), la parte acuosa (agua) y una parte mucosa (mucina).

 

Cada una de estas partes cumple un propósito y si alguna falla comienzan con los problemas de sequedad en los ojos.

 

Si el componente oleoso falla, las lágrimas se evaporarán muy rápido y no habrá buena lubricación. La mucina cumple la misión de fijar las lágrimas y ayuda a propagarlas a través de toda la superficie ocular.

 

Ya habrás notado lo maravilloso de este sistema que funciona como una máquina lubricadora perfecta donde cada componente es producido por distintas glándulas y células en las cantidades exactas que necesitamos para la hidratación de la vista. Si se falla en la “receta” entonces se producirá la enfermedad del ojo seco.

 

De esta forma si falla el óleo (meibum) entonces se produce el trastorno llamado “ojo seco evaporativo” que hace que la película lagrimal protectora se evapore muy rápido. De esta forma se produce la disfunción de la glándula meibomiana, la cual es un factor significativo asociado en varios casos de ojo seco.

 

Si son las glándulas lacrimales las que dejan de producir el componente acuoso, nos encontramos ante otra disfunción llamada “deficiencia acuosa del ojo seco”, lo cual es tan problemática como el caso anterior ya que simplemente no hay producción de lágrimas. Y si falla la mucina igual habrá problemas de ojos secos.

 

Factores asociados con el síndrome de ojo seco

 

Para cualquier persona observadora de la fisiología humana en los últimos 100 años será bastante evidente que las nuevas generaciones de humanos están teniendo problemas de la vista en mucho más volumen que las generaciones anteriores. Esto es algo paradójico tomando en cuenta el desarrollo tecnológico actual.

 

Precisamente ese desarrollo tecnológico ha hecho que uno de los problemas que más hemos estado sufriendo con respecto a nuestra vista es el síndrome de ojo seco que se asocia al abuso de estar mirando pantallas todos los días, ya sea la computadora, el televisor o nuestros dispositivos móviles.

 

Si resumimos los factores asociados a la enfermedad del ojo seco tendríamos que enumerar los siguientes:

 

  • Factores tecnológicos: uso y abuso de las pantallas (computadoras, televisores, etc.).
  • Factores de contaminación ambiental que incluyen quema de plástico, productos químicos, polvo ambiental y radiaciones ionizantes.
  • Factores de la edad y hormonales: este mal es mucho más común entre las mujeres en edad de la menopausia y las personas mayores de 70 años.
  • El ojo seco infantil del que poco hemos tocado como tema, es debido muchas veces a obstrucciones en el conducto lacrimal de los infantes. Es por eso que tiene un enfoque distinto aunque los niños más grandes también pueden tener el problema de ojos secos de los adultos.
  • El uso de lentes contacto es un factor ya que es bastante común que presentemos algún grado de resequedad del ojo cuando empezamos a usar lentillas.
  • Existen enfermedades como la diabetes que son un factor desencadenante de esta dolencia. De igual forma los problemas de tiroides, el lupus eritematoso sistémico, el asma y diversas patologías oculares como las cataratas, glaucoma y síndrome de Sjögren pueden provocar ojos secos.
  • Entre otros factores ambientales a considerar tenemos vivir en climas muy secos con mucho viento, ventiladores y aires acondicionados, calentadores, humo y la iluminación fluorescente.

 

El cuerpo humano es una máquina perfecta a la cual sometemos a toda clase de abusos. En este artículo hemos intentado demostrar la importancia que puede tener una simple lágrima para tu bienestar integral ya que la vista es el sentido que más utilizamos.

 

Es por eso que debemos cuidarla como “la niña de nuestros ojos”.