La Enfermedad del Ojo Seco

>>¿Qué es la Enfermedad del Ojo Seco y cómo se trata?
¿Qué es la Enfermedad del Ojo Seco y cómo se trata?2018-12-06T18:25:50+00:00
Enfermedad del ojo seco

El ojo seco es una de las causas más frecuentes de consulta al especialista, afectando cerca de un 20% de la población

¿Qué es la enfermedad del ojo seco?

La enfermedad del ojo seco  (EOS), también llamado ojo seco, síndrome del ojo seco (SOS) o queratoconjuntivitis seca, es una afección  común que ocurre cuando la cantidad o calidad de las lágrimas no logran mantener la superficie del ojo adecuadamente lubricada.

Al no ser capaz de mantener una película lagrimal de calidad, se produce una alteración en la superficie ocular (párpados, córnea y conjuntiva) ésta tiene una hidratación ocular insuficiente provocando molestias como sensación de cuerpo extraño, irritación, picor y otros problemas relacionados con la visión.

Según la definición revisada por TFOS DEWS II – The Tear Film and Ocular Surface Society Dry Eye Workshop II (2do Taller sobre el Ojo Seco de la Sociedad de la Superficie Ocular y la Película Lagrimal): “El ojo seco es una enfermedad multifactorial de la superficie ocular, que se caracteriza por una pérdida de la homeostasis de la película lagrimal y que va acompañada de síntomas oculares, en la que la inestabilidad e hiperosmolaridad de la superficie ocular, la inflamación y daño de la superficie ocular, y las anomalías neurosensoriales desempeñan papeles etiológicos.

Expertos estiman que el ojo seco afecta a millones de adultos en todo el mundo y el riesgo de desarrollar este síndrome aumenta con el avance de la edad. Este síndrome puede afectar a cualquier persona, pero es más común en las mujeres, en comparación con los hombres.

Síntomas del ojo seco

  • Sensación arenilla o de cuerpo extraño

  • Ardor, picor o enrojecimiento en el ojo

  • Visión borrosa

  • Lagrimeo

  • Pesadez en los párpados

  • Sensibilidad a la luz

Estos signos suelen agudizarse en ambientes secos, con aire acondicionado o calefacción y con viento.

Las personas con ojo seco tienden a menudo a tener ojos llorosos. Esto se debe a que en la sequedad ocular, el ojo responde incrementando el volumen de lágrima. Quienes sufren de ojo seco pueden sentir que no pueden mantener los ojos abiertos por mucho tiempo. También pueden sentir que sus ojos no están cómodos después de leer o de ver televisión.

¿Por qué se produce? Causas del ojo seco

Los factores de riesgo más comunes para el desarrollo de ojo seco son:

  • Ordenadores

Pasar mucho tiempo en el ordenador, televisor o teléfonos celulares, reduce significativamente el patrón y velocidad de parpadeo, lo que hace que la lubricación sea ineficiente. El parpadeo sucede en un promedio de 10 a 15 veces por minuto, pero esto puede verse afectado por las pantallas de los diferentes aparatos electrónicos.

  • Lentes de contacto

A veces las lentes de contacto irritan el ojo y pueden llegar a ocasionar ojo seco. Cambiar a un tipo de lente diferente o limitar la frecuencia de uso puede ayudar a resolver este inconveniente.

  • Edad avanzada

El síndrome de ojo seco (SOS) es más común en personas mayores. A medida que se envejece, el ojo produce menos lágrimas y los párpados se vuelven menos efectivos en su trabajo de extender la sustancia acuosa a  través de toda la superficie de los ojos.

  • Menopausia

Esto ocurre porque después de la menopausia, las mujeres no producen tantas lágrimas como antes a causa de los cambios y desbalances hormonales.

  • Contaminación ambiental

La contaminación ambiental causa problemas respiratorios en algunas personas, mientras que las partículas suspendidas que contienen hollín, humo, sulfatos, nitratos, polvo y caucho, también causan irritación en los ojos y pueden provocar el síndrome de ojo seco. En algunos países, de hecho, las personas recurren al uso de máscaras protectoras para nariz y boca, y gafas para ojo seco.

  • Sequedad del aire

El aire seco, ya sea fuera o dentro de un recinto cerrado, puede agravar el síndrome de ojo seco. Las personas que viven en climas secos son más propensas a desarrollar este síndrome, al igual que aquellas que habitan en grandes alturas.

Los ambientes interiores secos con aires acondicionados y calefacción también pueden llegar a tener el mismo efecto.

  • Vuelos frecuentes

Los aviones son los ejemplos perfectos de ambientes interiores secos, ya que su entorno está pesadamente envuelto en aire acondicionado y calefacción. Las personas que utilizan este medio de transporte de forma muy recurrente, pueden llegar a padecer de ojo seco.

  • Fumar

El humo producido por el cigarrillo contiene ciertos elementos químicos que irritan en gran medida los ojos. Por lo que no sólo aquellas personas que fuman pueden ser propensos al ojo seco, sino también las personas que se ven expuestas al humo de forma involuntaria.

  • Condiciones de salud

Hay una serie de condiciones médicas que aumentan el riesgo de desarrollar el síndrome de ojo seco. Una de ellas es la blefaritis o disfunción de las glándulas de Meibomio (DGM), aquí los márgenes de los párpados se inflaman, lo que puede bloquear las glándulas que producen aceites para la película lagrimal. La blefaritis puede ocurrir a cualquier edad y en personas sanas, aunque a veces se produce como resultado de una infección bacteriana.

Otras condiciones incluyen: conjuntivitis alérgica, artritis reumatoide , síndrome de Sjögren, dermatitis de contacto, lupus, esclerodermia, parálisis de Bell y VIH.

  • Medicamentos

Ciertos medicamentos producen efectos secundarios que ayudan a desarrollar el síndrome de ojo seco. Alguno de ellos son: antidepresivos, anticonceptivos orales, betabloqueantes, diuréticos, entre otros.

  • Deshidratación

La respuesta inicial del cuerpo a la pérdida de líquido es preservar la cantidad de líquido que aún permanece allí. Esto provoca varios síntomas de deshidratación como sed y sequedad en la boca, disminución de la producción de orina, calambres musculares, dolor de cabeza, y falta de producción de lágrimas.

La sequedad ocular se produce cuando no hay lágrimas suficientes para nutrir el ojo, y estas son necesarias para proporcionar una visión clara y una correcta lubricación.

  • Dieta baja en ácidos grasos omega-3 (ω-3)

Estudios recientes sugieren que los (ω-3) pueden reducir los síntomas del ojo seco. Ya que el omega-3 no puede ser producida por el cuerpo, es necesario una dieta que lo incluya. Estos compuestos se encuentran en pescados, especialmente en el salmón y las sardinas, y las nueces.

Una deficiencia puede ocasionar sequedad en el ojo, así como otros cambios en la apariencia, entre ellos: irritación y sequedad en la piel, pérdida de cabello y uñas débiles.

  • LASIK y otras cirugías refractivas corneales

Algunas personas que han tenido cierto tipo de cirugía ocular con láser encuentran que tienen  el síndrome de ojo seco en las semanas posteriores a la cirugía. Generalmente desaparecen después de unos meses, pero en algunos casos persisten.

La inestabilidad en la película lagrimal, debido a una disminución de la producción de lágrima o a un incremento de evaporación de ésta, puede provocar daños en el epitelio causando inflamación (debido a la hiperosmolaridad – incremento de la concentración de sustancias propias en la lágrima debido a una disminución de la cantidad de lágrima) y finalmente el síndrome de ojo seco.

Diagnóstico del ojo seco

Para realizar un diagnóstico y tratamiento de ojo seco completo, también es importante realizar las pruebas anteriormente mencionadas y completarlas con exámenes adicionales para cuantificar cada componente de lágrima individual.

Es importante realizar exámenes de los componentes lípidos, acuosos y de mucina o mucosidad.

Tratamiento del ojo seco

El tratamiento se hace mediante un abordaje múltiple y prolongado de la enfermedad. Cabe destacar el uso de gotas oculares como elemento principal para estabilizar, hidratar y lubricar. Los colirios o coloquialmente llamadas lágrimas artificiales deben lubricar, proteger y facilitar la recuperación de la superficie ocular, no alterar la visión, ser estéril, no tóxica, con elevado tiempo de permanencia y sin conservantes.

El tratamiento exacto dependerá de si los síntomas son causados por: disminución de la producción de lágrimas, evaporación rápida de las lágrimas, o si hay alguna otra condición subyacente.

Gotas oftálmicas con ácido hialurónico

Actualmente el activo principal más usado en las gotas lubricantes es el ácido hialurónico, componente natural presente en la lágrima, con elevada capacidad de lubricación y protección de la superficie del ojo en pacientes con síndrome de ojo seco. La longitud de la cadena del ácido hialurónico es muy importante, ya que las cadenas largas de ácido hialurónico proporcionan una mayor lubricación y una mayor permanencia de la lágrima en el ojo, reduciendo de forma importante los síntomas de ojos secos.

Se recomienda el uso de colirios sin conservantes para evitar futuras complicaciones en la superficie corneal, sobretodo si se trata de pacientes con ojo seco severo ya que requieren de instilaciones más frecuentes.

En casos más graves deberá acompañarse el tratamiento de otras medida terapéuticas como higiene palpebral o tratamientos antiinflamatorios tópicos, siempre bajo control de un especialista.

CONOCE NUESTRAS LÁGRIMAS
REALIZAR TEST DEL OJO SECO

Test de BrillPharma para determinar el grado de sequedad en el paciente y determinar el producto más indicado.

CONSEJOS para aliviar el ojo seco

  • Gotas Oftálmicas

    El uso periódico de colirios(lágrimas artificiales) a base de ácido hialurónico  de cadena larga, reduce la sensación de disconfort asociada al ojo seco.

  • Parpadeo Frecuente

    Parpadeo frecuente para distribuir uniformemente la lágrima y mantener la superficie ocular hidratada. Una disminución del parpadeo favorece la aparición de ojo seco.

  • Humedad Ambiental

    Mantenerse alejado  de los ambientes secos e incrementando el nivel de humead ambiental presente en las estancias del trabajo y del hogar. Se recomienda el uso de humidificadores en invierno.

  • Descansos Periódicos

    Realizar descansos periódicos de la vista cuando se utiliza el ordenador y/u otras pantallas durante tiempos prolongados.

  • Gafas Adecuadas

    Uso de gafas solares para reducir la exposición al sol y al viento (factores ambientales que incrementan la sequedad ocular).

  • Suplementos nutricionales

    Uso de suplementos nutricionales ricos en AG omega 3 (EPA y DHA) así como minerales, antioxidantes y vitaminas.