Ojo seco síndrome 2017-11-21T08:36:55+00:00
Síndrome del ojo seco

La sequedad ocular es una de las causas más frecuentes de consulta al especialista, afectando cerca de un 20% de la población

Síndrome del ojo seco,¿Qué es?

El síndrome del ojo seco se produce cuando los ojos no son capaces de mantener una película lagrimal de calidad. Al producirse una alteración en la superficie ocular (párpados, córnea y conjuntiva) ésta tiene una hidratación ocular insuficiente provocando molestias como sensación de cuerpo extraño, irritación, picor y otros problemas relacionados con la visión.

Síntomas de las sequedad ocular

Los síntomas del síndrome de ojo seco son variados causando:

  • Sensación arenosa o de cuerpo extraño en la superficie ocular

  • Ardor, picor o enrojecimiento en el ojo

  • Visión borrosa

  • Lagrimeo

  • Pesadez en los párpados

  • Sensibilidad a la luz

Estos síntomas suelen agudizarse en ambientes secos, con aire acondicionado o calefacción y con viento.

Las personas con ojo seco tienden a menudo a tener ojos llorosos. Esto se debe a que en la sequedad ocular, el ojo responde incrementando el volumen de lágrima. Quienes sufren de ojo seco pueden sentir que no pueden mantener los ojos abiertos por mucho tiempo. También pueden sentir que sus ojos no están cómodos después de leer o de ver televisión.

¿Por qué se produce el síndrome del ojo seco?

Los factores de riesgo más comunes para el desarrollo de ojo seco son:

  • Uso de ordenadores o pantallas

  • Uso de lentes de contacto

  • Cirugía Refractiva

  • Alteraciones hormonales

  • Terapia sustitutiva en la menopausia

  • Baja humedad relativa

  • Fármacos (antidepresivos, antiserotoninérgicos,…)

La inestabilidad en la película lagrimal, debido a una disminución de la producción de lágrima o a un incremento de evaporación de ésta, puede provocar daños en el epitelio causando inflamación (debido a la hiperosmolaridad – incremento de la concentración de sustancias propias en la lágrima debido a una disminución de la cantidad de lágrima) y finalmente el síndrome de ojo seco.

Tratamiento del ojo seco

El tratamiento de los síndrome del ojo seco se hace mediante un abordaje múltiple y prolongado de la enfermedad. Cabe destacar el uso de las lágrimas artificiales como elemento principal para estabilizar, hidratar y lubricar la superficie ocular. La lágrima artificial ideal debe lubricar, proteger y facilitar la recuperación de la superficie ocular, no alterar la visión, ser estéril, no tóxica, con elevado tiempo de permanencia y sin conservantes.

TEST DEL OJO SECO

Test de BrillPharma para determinar el grado de sequedad ocular de los pacientes y determinar el producto más indicado.

Lágrimas artificiales

Actualmente el activo principal más usado en las lágrimas artificiales es el ácido hialurónico, componente natural presente en la lágrima, con elevada capacidad de lubricación y protección de la superficie ocular en pacientes con síndrome de ojo seco. La longitud de la cadena del ácido hialurónico es muy importante, ya que las cadenas largas de ácido hialurónico proporcionan una mayor lubricación y una mayor permanencia de la lágrima en el ojo, reduciendo de forma importante los síntomas del ojo seco.

Se recomienda el uso de colirios sin conservantes para evitar futuras complicaciones en la superficie corneal, sobretodo si se trata de pacientes con ojo seco severo ya que requieren de instilaciones más frecuentes.

En casos más graves deberá acompañarse el tratamiento de otras medida terapéuticas como higiene palpebral o tratamientos antiinflamatorios tópicos, siempre bajo control de un especialista.

Lágrimas artificiales

Actualmente el activo principal más usado en las lágrimas artificiales es el ácido hialurónico, componente natural presente en la lágrima, con elevada capacidad de lubricación y protección de la superficie ocular en pacientes con síndrome de ojo seco. La longitud de la cadena del ácido hialurónico es muy importante, ya que las cadenas largas de ácido hialurónico proporcionan una mayor lubricación y una mayor permanencia de la lágrima en el ojo, reduciendo de forma importante los síntomas del ojo seco.

Se recomienda el uso de colirios sin conservantes para evitar futuras complicaciones en la superficie corneal, sobretodo si se trata de pacientes con ojo seco severo ya que requieren de instilaciones más frecuentes.

En casos más graves deberá acompañarse el tratamiento de otras medida terapéuticas como higiene palpebral o tratamientos antiinflamatorios tópicos, siempre bajo control de un especialista.

CONSEJOS para el síndrome del ojo seco

  • Lágrimas Artificiales

    El uso periódico de lágrimas artificiales a base de ácido hialurónico  de cadena larga, reduce la sensación de disconfort asociada al ojo seco.

  • Parpadeo Frecuente

    Parpadeo frecuente para distribuir uniformemente la lágrima y mantener la superficie ocular hidratada. Una disminución del parpadeo favorece la aparición de ojo seco.

  • Humedad Ambiental

    Mantenerse alejado  de los ambientes secos e incrementando el nivel de humead ambiental presente en las estancias del trabajo y del hogar. Se recomienda el uso de humidificadores en invierno.

  • Descansos Periódicos

    Realizar descansos periódicos de la vista cuando se utiliza el ordenador y/u otras pantallas durante tiempos prolongados.

  • Gafas Adecuadas

    Uso de gafas solares para reducir la exposición al sol y al viento (factores ambientales que incrementan la sequedad ocular).

  • Suplementos nutricionales

    Uso de suplementos nutricionales ricos en ácidos grasos omega 3 (EPA y DHA) así como minerales, antioxidantes y vitaminas.